Tres de diciembre, 6:30pm, cae la tarde y el ambiente agitado se mezcla con el viento frío de la capital, la necesidad de salir del anonimato a narrar, ser escuchados y transmitir se toman el protagonismo de una noche mágica en la ciudad.

Entre saludos, abrazos efusivos, reencuentros, risas y fotos se inicia la bienvenida, previo, al ingreso al teatro Jorge Eliecer Gaitán, el teatro más grande de Bogotá.

Ibrahim Salem abre la noche como host con su característico humor, y da paso a Jorge Manrique, director del festival y su discurso guiado hacía la fuerza que ha cobrado el cortometraje a nivel internacional, a las diversas formas de contar y rechazar las injusticias, su apoyo a la rebelión a partir del audiovisual, y a un juramento con el dedo meñique en alto del cual todos fuimos partícipes, exaltando la vida y el amor al cine.

La organización del evento contó con más de cien voluntarios y organizadores, con 400 obras inscritas para ser proyectadas y 15 puntos de exhibición.

Para calentar la fría noche y encender motores la agrupación La familia de Yaki Barrios hizo su presentación, recordándonos por medio de su performance y sonidos nuestras raíces, dejando en claro que la unión hace la fuerza.

La muestra de cortometrajes inició con una pieza reflexiva y critica del uso en la cotidianidad de la tecnología, seguido, por cortometrajes de género ciencia ficción, comedia, drama y animación, de diferentes partes del mundo.

Cerramos la noche con una vista desde el piso 40 del edificio San Martín. Centrico Bar se convirtió en el final del inicio de este festival, BOGOSHORTS.

Por: nuestros Corresponsales @ricardoguzmanmusica y @gbarbetti_

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *